La historia de Camila

Fecha: 12 de agosto de 2019
Est. Lectura: 3 minutos

Me llamo Camila y tengo 30 años. Vivo con mis 2 hijos pequeños, y mi padre mayor.

Para mí es importante empezar el día a las 5 de la mañana para poder hacer el desayuno, y también dejar el almuerzo parcialmente preparado para mi familia. Tengo que estar en clase a las 8 de la mañana, terminar la clase a la 1 de la tarde, y correr a casa para terminar de hacer el almuerzo. Por las tardes suelo tener citas con el médico, vendo mis bolsas, o voy a reciclar para poder llegar a casa por la noche y dejar todo organizado para el día siguiente, y luego repetir mi rutina diaria.

Antes de entrar en el programa de formación, me pasaba el día trabajando en lo que podía, luchando por salir adelante, ya que es muy difícil encontrar un trabajo en mi país. En aquellos tiempos, no tenía ningún objetivo porque solo trabajaba para sobrevivir.

No tenía ningún objetivo: sólo sobrevivía. Trabajaba muy duro para pagar el alquiler y suministrar lo básico para mi hogar. Este proyecto educativo ha sido muy impactante. Ha mejorado significativamente mi vida ahora que tengo conocimientos y habilidades, y puedo dejar atrás la necesidad de utilizar mi cuerpo como herramienta de trabajo. En cambio, puedo obtener los ingresos que necesito para salir adelante utilizando mis manos y mi cerebro, que tienen un potencial increíble para el diseño y la moda.

Actualmente tengo objetivos a corto y largo plazo para tener la calidad de vida que merezco. Este año estoy agradecida por crecer en el valor de la tolerancia, ya que es un reto diario. Además sé que tengo muchas habilidades, como aprender y enseñar el hermoso arte que es hacer ropa. Soy paciente y tengo la voluntad de triunfar.

Me han ayudado mucho en términos de desarrollo personal. Aprendí a amarme más, a valorarme más como la hermosa mujer que soy, y a saber que significo mucho para Dios y para los demás, porque soy una mujer valiente y resistente. Me encanta todo lo que he aprendido en este hermoso lugar. Es increíble tener acceso a todo el conocimiento y los recursos del Centro de Capacitación Técnica de Conviventia, ya que me han proporcionado todo lo que he necesitado para aprender y me han dado las mejores herramientas y apoyo. Cuando entro en esta institución, me olvido de todos los problemas que ocurren en la calle y me centro más en lo que me depara el futuro y en todas las habilidades, valores y conocimientos que he adquirido. Me encanta el liderazgo, la paciencia y la perseverancia que todos en esta organización tienen con nosotros, al contratar a un profesor tan excelente que dirige con tanto amor y nos ha ayudado a dejar atrás nuestros miedos de no poder salir adelante en esta dura sociedad.

En el futuro, espero tener mi propia pequeña empresa, creando hermosos vestidos para mujeres y niñas, donde pueda seguir creando diseños únicos e innovadores. Para mí, sería fundamental comprar todas mis máquinas y herramientas, sobre todo para poder formar a otras mujeres valientes en esta hermosa profesión.

Les agradezco a ustedes y a Hilltop of Hope por el hermoso trabajo que están haciendo, bendiciendo a otros. Esta bondad, este apoyo para ayudarnos a tener éxito en este proceso, que empezamos y terminamos en el nombre de Jesús, ha cambiado mi forma de pensar para bien. Rezo y espero que sigan apoyándonos hasta que recibamos nuestra certificación.

Derechos de autor © 2023 Hilltop of Hope
Sitio web realizado con ❤ por Solace Media